martes, 16 de septiembre de 2008

¡No le eches la culpa a la Lechuga!


Una noche, varios estudiantes esparcieron queso Limburgo sobre el labio superior de un compañero de cuarto mientras éste dormía.

Al despertarse, el joven sintió el mal olor y exclamó: "¡Esta habitación huele mal! "Se asomó al pasillo y dijo: "¡El pasillo huele mal!" Saliendo del dormitorio dijo: "¡El mundo entero huele mal!"

¿Cuánto tiempo crees que tardó en darse cuenta de que el problema estaba debajo de su nariz?

Es fácil, y hasta nos resulta natural, encontrar defectos en el mundo que nos rodea, y seguir ciegos a la manera en que contribuimos al problema. ¿Seremos nosotros el problema?

Cuando plantamos lechuga y no crece bien, no le echamos la culpa a la lechuga, sino que buscamos las razones por las cuales no está creciendo bien. Tal vez necesite fertilizante, o más agua, o menos sol.

En el huerto de nuestras relaciones interpersonales, nuestro trabajo como jardineros es buscar el clima más propicio y nutrir el suelo. Debemos quitar la maleza del negativismo y la autojustificación para proteger las tiernas plantas del calor de los celos y de los fuertes vientos de la ira.

Cuando aplicamos el amor de Dios y su cuidado en el trato con las personas, ciertamente nuestras relaciones crecerán y florecerán.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

0000000___0000000___000000___
0000000___0000000___000000___
00___00___00___00_______00___
00___00___00___00______00____
0000000___0000000_____00_____
0000000___0000000____00______
00________00___00___000000___
00________00___00___000000___

Visita:

http://chihuahuaporlapaz.blogspot.com/

Y colabora para construir un Chihuahua mejor

ironiadelirium dijo...

Pienso que tienes razón en la importancia de cultivar loas relaciones interpesonales, sin embargo, más que con Dios tiene que ver con nosotros mismos, con nuestra manera de ver la vida y con cómo hacemos para formar una amistad.
Saludos!

Ironia Delirium dijo...

He nena! Que no me olvido de vos.
Gracias a ti por pasarte por mi blogg.
Un besote y espero que nos estemos leyendo.