lunes, 12 de mayo de 2008

Decálogo para mantenerse en forma



1. Cada día, cuando suene el despertador, respira profundamente, sonríe con ganas y date un aplauso. Eres una persona privilegiada

2. Mírate al espejo y ríete un poco de tí mismo.

3. Conecta tu móvil y llama. Dios te escucha. Siempre tendrás cobertura. Reza saboreando despacio tus sentimientos.

4. Mantén la línea de tu libertad. Controla la dosis de fútbol, de ruidos, de tele y de alcohol. De lo contrario perderás en la primera esquina la ingenuidad.

5. Sonríe siempre.

6. Haz ejercicios diariamente. Practica el perdón, la tolerancia, el respeto, la sensibilidad y el cariño.

7. Abre tu agenda y anota: Reservado para mí.

8. Practica el refran: "El que reparte se queda con la mejor parte". No falla.

9. Practica la justicia, solidaridad, tolerancia, derechos humanos y la libertad.

10. Hazte un seguro de vida eterna. "El que quiera ganar su vida la perderá pero el que pierda su vida por mí la ganará para siempre" (Lc. 9, 24) En principio te saldrá un poco caro porque te exigirá una alta inversión, pero luego recogerás beneficios abundantes.


"La fortaleza del hombre no está en no caer nunca, sino en ser capaz de levantarse cada vez que cae"

domingo, 11 de mayo de 2008

Semillas o balas


Uno puede ofrecer sus ideas a otro como balas o como semillas.

Puede dispararlas, o sembrarlas; pegarle en la cabeza a la gente con ellas, o plantarlas en sus corazones.

Las ideas usadas como balas matarán la inspiración y neutralizarán la motivación. Usadas como semillas, echarán raíces, crecerán y se volverán realidad en las vidas en las que fueron plantadas.

El único riesgo en usarlas como semillas: una vez que crece y se convierte en parte de aquellos en quienes fueron plantadas, es probable que nunca te reconozcan el mérito de haberlas ideado.

Pero si uno está dispuesto a prescindir del crédito... ¡recogerá una rica cosecha!




"Las grandes oportunidades de ayudar a los demás son raras, pero las pequeñas se nos presentan a cada rato"

sábado, 10 de mayo de 2008

Los Cuatro Acuerdos



1. No Supongas

No des nada por supuesto.


Si tienes DUDA, aclárala.

Si SOSPECHAS, pregunta.

Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que no tienen FUNDAMENTO.

2. Honra Tus Palabras

Lo que sale de tu bocaes lo que eres tú.

Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; y si no te honras a ti mismo, no te amas.
Honrar tus palabras es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces.

Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.


3. Has Siempre lo Mejor

Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte ni arrepentirte de nada.

4. No te Tomes NADA Personal

Ni la peor OFENSA.

Ni el peor DESAIRE.

Ni la más grave HERIDA.
En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de Él y no tuyo.

" Cuando miremos con ojos de niños, tal vez entenderemos como es este juego de vivir y evolucionar"



Es fácil vivir con los ojos cerrados, interpretando mal todo lo que se ve...
JOHN LENNON



Hace un tiempo mi mejor amigo me platicaba a cerca de esto, y al encontrarme con esta reflexión basada en el libro "Los cuatro acuerdos" de Miguel Ruiz decidí subirla...


Cuando tenga la oportunidad de leer el libro, dejaré mi propio comentario...


Mientras tanto espero que lo disfruten =)

miércoles, 7 de mayo de 2008

Lucha por tus sueños

video

La teoría del cucharón y el cubo




Cada uno de nosotros posee su propio cubo.

El cubo se llena o vacía permanentemente en función de lo que otros nos dicen o nos hacen. Cuando nuestro cubo está lleno, nos sentimos bastante bien; cuando está vacío, fatal.

Cada uno de nosotros dispone también de un cucharón.

Cuando empleamos nuestro cucharón para llenar los cubos de los demás -siempre que hacemos o decimos algo que potencie sus emociones positivas- también estamos llenando nuestro propio cubo.

Cuando utilizamos nuestro cucharón para vaciar los cubos de los demás -siempre que hacemos o decimos algo que merme sus emociones positivas- nos vaciamos a nosotros mismos.

Igual que las copas llenas a rebosar, un cubo lleno nos proporciona una perspectiva positiva y energías renovadas. Cada gota del cubo nos fortalece y nos refuerza nuestro optimismo.

Sin embargo, un cubo vacío enturbia nuestra mirada, socava nuestra energía y debilita nuestra voluntad. Por eso, cuando alguien se dedica a vaciar nuestro cubo nos duele.

De esta manera cada día nos encontramos ante una disyuntiva: podemos llenar los cubos de los demás o podemos vaciarlos.

Se trata de una elección fundamental, capaz de afectar profundamente nuestras relaciones, nuestra capacidad de trabajo, nuestra salud y nuestra felicidad.

Tomado del libro ¿Esta lleno su cubo? de Tom Rath y Donald O. Clifton

----

Ayer deseaba que alguien llenara mi cubo... y eso no ocurrió... entonces por aparente casualidad me topé con una persona a quien quiero mucho y me dijo que no estaba muy bien, que estaba en crisis... a lo cual yo respondí con palabras de ánimo y para mi sorpresa, al finalizar la conversación, me sentía un poco diferente... para la hora de dormir, mi cubo estaba realmente lleno, pues tuve la posibilidad de platicar de cosas positivas con algunos de mis amigos... lo cual me ayudó a dormir deliciosamente y a que hoy fuera uno de los mejores días =)

Así que desde mi perspectiva este análisis a cerca de las emociones positivas tiene toda la razón y ha ejercido mucho efecto en mi... espero que también en ustedes.